Leonel Fernández: su ego eclipsa y conturba

0
4

El activismo político del actual presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Temístocles Montás, ha evidenciado la incapacidad y negligencia que exhibió Leonel Fernández cuando ocupó esa importante instancia peledeísta.

 Contrario a Leonel, Temístocles Montás ha dado muestras de suficiencia política; no sólo trata de organizar un nuevo PLD. Ha hecho algo más, aunque entendamos que es harina del mismo costal. Temístocles ha demostrado habilidad, entereza y sapiencia organizativa. Esto aparte de su pericia al expresarse sobre temas económicos, de política local, y geopolíticos.

 En poco tiempo, la gestión de Montás, sin proponérselo, ha superado la que encabezó Leonel Fernández. Parecería que Fernández sólo ha sido un hombre con suerte. Si alcanzó el poder en tres ocasiones se debió al clientelismo y a la ambición desmedida de la maquinaria política que sustentó sus pasados gobiernos.

Publicidad

 Además, Leonel tuvo a su favor el haber sido escogido como candidato presidencial en 1995 por desaparecidos líderes de los que ya escasean en República Dominicana: Juan Bosch y Joaquín Balaguer.

En un país politizado pero no educado en lo certero de sus atisbos políticos, conservador, hastiado por la férrea gestión balaguerista, y la explotación del antihaitianismo como punta de lanza contra el fenecido José Francisco Peña Gómez; era obvio que Fernández fuera favorecido.

 Los que no son fanáticos ni están de acuerdo con las políticas públicas del sistema, consideran que Leonel fue un hombre “dichoso”  -al menos hasta hace poco-, que fue bendecido por una coyuntura histórica. Sus yerros, contradicciones y actitudes políticas pueriles, así lo confirman.

  No sería un tremendismo considerar que quien ahora lidera La Fuerza del Pueblo (LFP), nunca fue un avezado y experimentado estratega político.  Realmente fue un abogado, profesor y teórico de la política que no es lo mismo que ser un ducho en la materia.  Debido al sofismo de su retórica  tuvo la suerte de ser electo para gobernar en una época conflictiva que le era conveniente como joven que ‘encantaba’ y que aparentemente, en esa etapa, no era más de lo mismo.

 Como profesional de las leyes, ya quisiéramos ver a Leonel Fernández abordando los temas que, entre otros, exponen togados como Eduardo Jorge Prats, Cristóbal Rodríguez y Julio Cury; ademásde también tocar los expuestos en los últimos días por Temístocles Montás. 

Tal vez pudo dar más, pero su ego eclipsa y conturba, y regularmente sólo se limita a exaltar su figura política. almomento.net

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.