Urgen vecinos que adopten patos, prohibido ponerlos en la paella

0
88
Canals, un pueblo de 14.000 habitantes del interior de Valencia, tiene un problema con los patos. Lo que empezó con un par de ejemplares en el estanque del nuevo parque del municipio ha degenerado en una cuestión de salud pública.

Los vecinos se encariñaron con las aves y les dieron tanta comida que ahora son más de medio centenar, el exceso de alimentos ha desencadenado una plaga de roedores y el agua, que no se renueva, está verde. El Ayuntamiento ha hecho un llamamiento para que la gente se lleve a los animales con el compromiso solemne de que no acabarán en la paella del domingo.

«Cuando los patos empezaron a reproducirse mucho y a cruzar la carretera, el anterior equipo municipal ya se planteó qué hacer con ellos. Pero para entonces eran una atracción para el pueblo y solo pusieron estas vallas, que tampoco es que sirva de mucho», dice Andreu Lluch, concejal de Medio Ambiente de Canals.

Publicidad

Las quejas se dispararon con la llegada de las ratas. Lluch, que accedió hace poco al cargo en sustitución de un compañero del PSPV-PSOE, identificó enseguida que el problema procedía del exceso de cariño. «Recuerdo que el primer día que vine estaba esperando a un trabajador del Ayuntamiento cuando llegó un hombre con un saco de judías y lo vació dentro. Ahora en verano les tiran cortezas de melón, y también les echan naranjas, cebollas, hasta alguna bolsa de basura. Entiendo que es goloso venir a darles un poco de pan. Pero eso es una cosa y otra, esta barbaridad».

Fuente. El Pais.com

ggnoticias01@gmail.com

Tel; 809-686-3057-Ext 106

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.