Un desastre humanitario sin precedentes que afectó a más de 70.000 migrantes y refugiados

0
4
Un informe detalla los abusos sistemáticos sufridos por personas que de por sí ya enfrentaban condiciones de vulnerabilidad.

El programa migratorio ‘Quédate en México’, que expulsó a más de 70.000 migrantes y refugiados de EE.UU., generó un desastre humanitario sin precedentes en la frontera, ya que derivó en secuestros, torturas, extorsiones, desapariciones forzadas, explotación sexual, falta de atención sanitaria en plena pandemia y abusos sistemáticos por parte de instituciones del Estado mexicano.

Así lo denunció el informe ‘En la boca del lobo’ que fue elaborado por la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, y en coordinación con el Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI), Asylum Access México y la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA).

En el documento, las organizaciones analizan los resultados de un programa que entró en vigencia el 29 de enero de 2019 por iniciativa del expresidente de EE.UU. Donald Trump y que su sucesor, Joe Biden, ya suspendió como parte de los cambios que aplicará en materia de política migratoria.

Publicidad

“Pero los daños realizados por el programa han sido profundos”, aseguró el informe, que cuestiona el papel que jugaron tanto el Gobierno estadounidense como el mexicano en la desprotección de ciudadanos que enfrentan altos grados de vulnerabilidad.

“Más de 70.000 personas fueron devueltas de EE.UU. a ciudades fronterizas mexicanas en espera por sus audiencias judiciales de asilo. Aunque el Gobierno mexicano aceptó el programa, no ha cumplido con su compromiso de brindarles trabajo, acceso a la salud, a la vivienda y a educación y de garantizar su seguridad”, afirmó.

Las y los afectados, agregó, enfrentaron una multiplicidad de situaciones de riesgo social que se agravaron aún más por la pandemia de coronavirus, que provocó la suspensión de las audiencias en las que debían resolverse sus trámites migratorios.

“Este contexto ha contribuido a graves violaciones de los derechos humanos de las personas migrantes y refugiados, que han huido de la violencia física y estructural en sus países de origen y aún siguen siendo sumamente vulnerables. Los Gobiernos de México y Estados Unidos tienen la obligación de colaborar entre ellos para proteger a estas personas, y revertir por completo ‘Quédate en México'”, advirtió.

Tragedia interminable

A lo largo de 91 páginas, el informe narra los abusos de las autoridades mexicanas a las personas migrantes, en particular por parte del Instituto Nacional de Migración, la Policía Federal, y la Guardia Nacional.

También subraya los nulos esfuerzos del Gobierno mexicano por garantizar la seguridad, la integridad y la vida de las y los solicitantes de asilo en EE.UU. y que han sido obligados a permanecer en las ciudades fronterizas del norte de México.

Enfatiza, además, que la militarización de las políticas migratorias en México conlleva a una sistemática persecución y uso desproporcionado de la fuerza contra las personas migrantes y con necesidades de protección internacional.

De hecho, el título del informe fue tomado del testimonio de una migrante que afirmó que los mandaban a “la boca del lobo”, ya que la frontera norte mexicana es uno de los lugares más hostiles de la región y alberga a tres de las ciudades más peligrosas del mundo: Ciudad Victoria, Tijuana y Ciudad Juárez, las cuales son controladas por el crimen organizado, a lo que se suma la corrupción estatal. actualidad.rt.com

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.