Protejan la integridad física de Conor McGregor porque Manny Pacquiao no es Floyd Mayweather y lo va a lastimar

0
5

Por: Cherquis Bialo

Hay dos países árabes –Baréin y Arabia Saudita– a los que les gustaría organizar el enfrentamiento entre la estrella de las Artes Marciales Mixtas y el múltiple campeón mundial de boxeo. La UFC se opone y ya nace un conflicto. Pero hay 100 millones de dólares como piso para repartir entre Pacquiao y McGregor.

El boxeo es un noble arte que requiere de todos los sentidos, especialmente aquel que pondere la estética.

La lucha de la UFC, cada vez más popular en el mundo por sumar cultores, tener una gran organización y un impecable marketing, no requiere de tal virtud pues siempre la fuerza será el factor fundamental del éxito.

Un frente a frente entre un pugilista y un luchador de Artes Marciales Mixtas, podría generar un interesante show sustentado en las preferencias de millones de espectadores y sus consecuentes dilemas, pero tal evento no debería considerarse un combate, siempre sería un enfrentamiento; en definitiva, un show.

Es en tal sentido que cada vez cobra más fuerza un nuevo intento de Conor McGregor –paradigma y aún estrella de la UFC– por enfrentarse contra un “monstruo” del boxeo, el filipino Manny Pacquiao quien es el actual campeón mundial welter de la AMB y que antes fuera titular de ocho categorías.

El potencial cruce no está aún definido pues el contexto presenta un conflicto macro adicional: “la UFC contra el boxeo”. Es sabido que ante la evolución del negocio y su imparable ritmo, la UFC no quiere darle oportunidad a que exponentes famosos del pugilismo como lo fuera Mayweather en su momento y lo es desde hace 25 años Pacquiao, pongan en riesgo el prestigio de celebridades como McGregor, pues él simboliza –más que otros– el avance de la jaula sobre el ring.

No es el único desencuentro previo pues el CEO de la UFC, Dana Whitese opone a que McGregor haga ese show y también a que realice una presentación con fines benéficos para víctimas afectadas por el Covid-19 ante Dustin Poirier, el próximo 12 de diciembre en Dublin, Irlanda.

McGregor peleó por última vez en enero de este año con una victoria sobre Donald Cerrone (Foto: Reuters)McGregor peleó por última vez en enero de este año con una victoria sobre Donald Cerrone (Foto: Reuters)

No obstante McGregor, alentado por la familia Real de Arabia Saudita, quiere el mano a mano con Pacquiao y éste que hace más de un año no produce un dólar –su último combate fue contra Keith Thurman en julio del 19– estaría dispuesto a aceptarlo.

El nudo que traba el anuncio es aún más complicado pues la compañía que fue comprada por los hermanos Frank y Lorenzo Fertitta y por Dana White en el 2010 por 2 millones de dólares, acaba de ser vendida nuevamente. En ésta oportunidad la Ultimate Figthing Championship (UFC) que ya había sido adquirida por 1.600 millones de dólares en el 2018 ha sido transferida al grupo WME-IMG por 4.000 millones de dólares. Los traspasos dejaron afuera a los hermanos Fertitta pero no a Dana White quien seguirá siendo el CEO de la pujante compañía y ésta se opone a compartir shows con el boxeo tradicional. El razonamiento es que el público de la UFC supera al del boxeo en una proporción de 5 a 1 y tal prevalencia resultará imposible trasladarla a una negociación de bolsas y porcentajes razonables.

El antecedente más relevante de un enfrentamiento entre un luchador y un boxeador sobre el ring fue el que protagonizaron Floyd Mayweather y Conor McGregor el 27 de agosto de 2017 en T-Mobile Arena de Las Vegas, oportunidad en la cual Floyd jugó con McGregor y le ganó por KOT en el 10° asalto. Pudo ser peor para el luchador irlandés, pues el árbitro Robert Byrd al intervenir indebidamente salvó a McGregor del último golpe, el que hubiera significado un nocaut anestésico y horizontal sobre la lona.

Conor y Floyd se enfrentaron en el 2017 (Foto: Reuters)Conor y Floyd se enfrentaron en el 2017 (Foto: Reuters)

La recaudación de ese show generó entre el público asistente, más el pay per view y la venta de otros derechos internacionales un volumen de 600 millones de dólares de los cuales 300 fueron para Mayweather y 100 para McGregor, tras estimar la suma de los porcentajes que excedieron las bolsas fijas: 75 millones para el irlandés y 100 para Floyd al momento de subir al cuadrilátero. Fue en tal aspecto que Dana White, el CEO de la UFC, sintió injusto que quien más compradores del evento había aportado, menos obtuviera de ganancias. No obstante, la estrella que universalizó el interés por ver el show fue Floyd, sin dudas.

El contexto actual del espectáculo en el mundo ha debido modificar su planeamiento. Es así como Pacquiao, por ejemplo, que debió exponer su corona el mes pasado en Las Vegas sigue entrenando sin un compromiso futuro ya firmado. Antes de la nefasta pandemia, Manny tenía cuatro rivales alternativos por enfrentar:

Terence Crawford (33 años, campeón OMB), Errol Spence Jr. (30 años campeón FIB y WBC), Danny García (32 años) y Mikey García (32 años) considerado por la revista The Ring como el mejor boxeador de la actualidad libra por libra. Precisamente fue Mikey quien el último jueves se anticipó a ejercer presión al declarar que sería él y no Conor el próximo rival de Manny.

No obstante, tal afirmación carece de sustento oficial pues a pesar del conflicto en puerta con la UFC, McGregor también sostiene que enfrentará a Pacquiao. Y para ello su manejador ya está en contacto con dos posibles sedes: la del Reino de Baréin en su ciudad capital Manama y la de Arabia Saudita a través del Príncipe Khalid.

Fue este monarca quien quedó muy contento tras la pelea desquite que Anthony Joshua le ganó al mexicano Andy Ruiz recuperando la corona en el Diriyah Arena de Riad. El negocio fue razonablemente rentable y el pesado inglés ganó 85 millones de dólares. El Príncipe quiere hacer ahora la revancha de Tyson Fury contra Deontay Wilder o que exponga el titulo frente a Anthony Joshua.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.