Opinión: Hemos perdido la capacidad de asombros

0
27

Por: Lina Paulino

Escuche a mi madre decir, ¨la gente ya no tiene sentimientos, pueden ver a cualquier persona muriendo en una calle en vez de ayudarlo, lo graban para pasarlo por esos aparatos¨, y agregó ya esto se está acabando.

Publicidad

Ante las sabias palabras de mi madre, yo quedé meditando sobre esta triste realidad y entendí que hemos perdido la capacidad de asombro, ya nada nos he ajeno, hemos perdido la virginidad mental, y con ellos la facultad de razonamiento humano.

Hoy tenemos robot, las mujeres no necesitan hombres para ser fecundadas, ya podemos comunicarnos con cualquier persona en cualquier parte del mundo en tiempo real, Gps, aparatos que responden a las palmas, la vista o la voz, y estos son solo pequeñeces antes los avances actuales y los que están en procesos de experimentación, en fin cada vez tenemos más aparatos inteligentes, los cuales de manera paradójica han ido provocando  la cauterización de la mente humana, repito perdimos nuestra capacidad de asombros.

No obstante, caería en la ignorancia si abogaba porque se detengan los avances tecnológicos,  y este no es en tanto mi objetivo con esta reflexión, sino de manera específica sumarme a la preocupación de mi progenitora.

La verdad es que nuestra tecnología comunicacional, está llena de sangre, la morbosidad se ha aumentado, y ya podemos ver los peores crímenes cometidos en no importa en qué remonta tierra, sin un cintillo de protección, mientras celebramos que tenemos el último celular del mercado, y así, lo que curiosamente debió ser una herramienta de unificación lo hemos convertido en el testigo de las peores barbaries humanas sin que nos cause ninguna indignación.

Como si hubiesen pasado de modas, los sentimientos que nos permiten sentir el dolor ajeno, solidarizarnos, respetar, sorprendernos, crearnos repugnancia, en definitiva humanizarnos forma parte de la historia.

La capacidad de asombro, nos permite preguntarnos el porqué de las cosas, lo que a su vez nos permitirá reflexionar sobre lo que sucede a nuestro alrededor, pero la falta de esta nos lleva a vivir una vida superficial, robotizada, de contemplación sin asumir una parte activa en la solución de los trágicos actos humanos, y esta es mi verdadera preocupación con lo cual, me queda la esperanza de no ser la única, junta a mi madre, a las cuales todavía la duela lo que está pasando.

ggnoticias01@gmail.com

Tel; 809-686-3057-Ext 106

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.