La amenaza del cambio climático se cierne sobre la economía

0
3

“Antes de que cambiara el clima, aquí se producía mucho”. Juan Antonio Cruz, uno de los productores de arroz de la zona de Nagua, lo dice con la nostalgia de quien ha presenciado cómo ha cambiado el sector agrícola con las décadas.

Si no encendieran las bombas de agua, hoy todo sería peor. La sequía los tiene en riesgo no solo de perder las cosechas, sino también de que el mar gane espacio tierra adentro y deje inutilizados por meses los suelos que hoy son fértiles para la siembra. Aunque parezca irónico, en Nagua la falta de agua desnuda el peligro de la elevación de los océanos. Cuando los ríos Boba y Bacuí dejan de fluir con fuerza debido a la temporada seca, el agua del mar gana terreno, en ocasiones, unos dos kilómetros adentro. Con ese peligro del océano que penetra y sala los suelos ya no podrán dejar de convivir.

De acuerdo a la organización independiente Climate Central, la subida de las temperaturas —que en el escenario más pesimista puede alcanzar los cuatro grados centígrados— elevaría el nivel del mar hasta unos 8.9 metros. Con ello, unos 60 kilómetros de esa línea costera que se extiende desde Sánchez (provincia de Samaná) hasta La Entrada (provincia María Trinidad Sánchez) quedarían sumergidos. La compuerta contra marea del río Nagua es la prueba de lo cercana que es la amenaza del aumento del nivel del mar para esa región del país.

Publicidad
Del lado izquierdo a la compuerta está el mar, prácticamente por encima del nivel que registra el río Nagua. ( )
“Si no estuvieran las compuertas, esa agua llegaría hasta las siembras de arroz. Eso viviría inundado con agua salada”, indica Cruz.

Samaná, por su parte, se convertiría en un territorio aislado del resto del país, tras quedar convertida en una isla. Ese riesgo no es particular de esa zona: Punta Cana y su área de interés turístico, al igual que La Romana, San Pedro de Macorís y buena parte de Montecristi, quedarían inundados. Y no se trata de un escenario improbable o que vaya a ocurrir en un futuro tan lejano que no lo podamos ver: la nueva proyección de Climate Central presentada en noviembre dice que, sin recortes en las emisiones de gases, una subida del nivel del mar de esa magnitud puede ocurrir en poco más de 30 años.

“Debemos estar preocupados”, dijo Ernesto Reyna, quien hasta hace poco era el vicepresidente ejecutivo del Consejo Nacional para el Cambio Climático y Mecanismo de Desarrollo Limpio de República Dominicana.

Fuente. diariolibre.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.