“Haití es el chivo expiatorio a partir del que una élite dominicana define su vinculación con lo europeo, lo blanco y lo católico”

0
5

El reciente anuncio de la construcción de una verja en la frontera entre República Dominicana y Haití volvió a poner en la mira la difícil relación entre los países vecinos.

El presidente dominicano, Luis Abinader, elegido en julio del año pasado, afirmó el 27 de febrero que en el segundo semestre de 2021 comenzará la construcción de una verja con Haití, país con el que la República Dominicana comparte una frontera de casi 400 kilómetros.

“En un plazo de dos años, queremos poner fin a los graves problemas de inmigración ilegal, narcotráfico y tránsito de vehículos robados que padecemos desde hace años y lograr la protección de nuestra integridad territorial que llevamos buscando desde nuestra independencia”, dijo Abinader.

Publicidad

La construcción de un muro o verja con el país más pobre de la región ha sido una idea recurrente en la política dominicana que ahora parece tomar fuerza con Abinader al frente.

El anuncio sorprendió a los expertos que esperan del nuevo presidente una política de Dominicana más abierta después de que el gobierno acordara recientemente ayudar a Haití a dar documentos de identidad a los ciudadanos que viven en territorio dominicano.

El gobierno estima que unos 500.000 inmigrantes haitianos residen en Dominicana. Pero una gran parte de la comunidad haitiana, que es el 5% de la población del país, no tiene permiso de residencia.

Con motivo del anuncio de la construcción de la verja, en BBC Mundo entrevistamos a Juan Miguel Pérez, profesor de Sociología en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, egresado, entre otros, del Instituto de Estudios Políticos de París y experto en las relaciones entre ambos países.

La entrevista ha sido editada y recortada por motivos de extensión y comprensión.

La valla ha sido una idea que lleva tiempo en República Dominicana, pero, ¿por qué ahora se da ese paso y qué dice de la evolución de la relación entre ambos países y del nuevo gobierno?

El tema de Haití en la política dominicana es una constante histórica porque además de la incidencia en la economía también existe una clase política que lo suele usar y levantar como bandera de gobernabilidad. La verja, la retórica histórica de hostilidad hacia la inmigración haitiana de los sectores dirigentes conservadores, es quizás una concesión ante un cambio de política, que es lo que está por esperarse. (…)

Ahora puede existir una variación de la política tradicional, hacerla más amistosa hacia los inmigrantes haitianos, hacia el comercio, y puede que el anuncio del muro sea un seguro con el cual se garantiza que los sectores más conservadores estén tranquilos y vean que la soberanía y sus reclamos no sean trastornados. bbc.com

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.