Gobernadora de Valverde ´´recula´´ no obligará empleados a vacunarse contra el Covid-19

0
4

La Gobernadora de Valverde, Daysi Aquino, dejó sin efecto la comunicación donde obligaba a su personal a vacunarse contra el covid y que de lo contrario, serían suspendidos de sus empleos sin disfrute de sueldo.

Agregó, que la esencia de esa comunicación  era la persuasión para que se acojan al llamado y confíen en el programa de vacunación anti covid-19.

“El fin esencial de esa comunicación era y es la persuasión a los valverdenses que ejercen cargos públicos, desde el más encumbrado hasta el más humilde, para que acojan el llamado y confíen en el programa de vacunación anti covid-19. Reitero mis excusas por no haberme percatado de los términos que han ocasionado las reacciones. Me comprometo a dejar sin efecto la referida comunicación y a redactarla y dirigirla nueva vez como debe ser”, precisó  Aquino en un comunicado de prensa.

Añadió, que, con la revocación del comunicado, no pretende justificarse y dijo que no detallará las circunstancias en que se produjo ese texto, “porque es preferible admitir un error (directo o indirecto), que poner a volar las especulaciones”.

“No voy a pretender justificarme y mucho menos entrar en alegatos de errores sintácticos que, por mera confusión, desvirtuaron el espíritu de ese comunicado, convirtiéndolo, sin intención malsana, en algo que ha podido ser interpretado como de índole impositiva y antidemocrática. Lo admito y, reitero, las circunstancias en que se produjo ese texto, no las voy a detallar, porque es preferible admitir un error (directo o indirecto), que poner a volar las especulaciones”,  indica el escrito.

Comunicado íntegro 

​El pasado lunes 7 de junio de 2021 en curso, a mi firma fue dirigida una comunicación a los hombres y mujeres que encabezan las instituciones gubernamentales que hacen vida en la provincia Valverde, de la que me honra ser la Gobernadora Provincial y, por consiguiente, representante del Poder Ejecutivo en esta demarcación.

​No voy a pretender justificarme y mucho menos entrar en alegatos de errores sintácticos que, por mera confusión, desvirtuaron el espíritu de ese comunicado, convirtiéndolo, sin intención malsana, en algo que ha podido ser interpretado como de índole impositiva y antidemocrática.

​Quienes me conocen como persona, como servidora pública, como mujer, no necesitan que me justifique; quizá no necesiten explicaciones; pero soy, reitero, una servidora pública que me consagro como demócrata, respetuosa de los derechos de los demás e identificada firmemente con el carácter y el ejemplo de apertura que vivifica nuestro excelentísimo señor Presidente de la República, Luis Rodolfo Abinader Corona.

​Los errores, aun se hayan cometido sin intención de dañar ni de herir susceptibilidades, son propios de los seres humanos. Quienes ejercemos funciones públicas somos seres humanos, propensos a cometer errores.

​Los términos de “obligatoriedad” de la vacuna anti COVID-19, jamás debieron aparecer en esa comunicación, como tampoco los que conminan a la “suspensión” de aquellos servidores que no se prestaran al deber cívico, solidario y humanista de inocularse contra esta terrible enfermedad. Lo admito y, reitero, las circunstancias en que se produjo ese texto, no las voy a detallar, porque es preferible admitir un error (directo o indirecto), que poner a volar las especulaciones.

​Por el contrario, me satisface sobremanera saber que quienes ocupamos funciones públicas hoy en día, debemos actuar con más transparencia, cuidado, firmeza y apego a los principios éticos y morales. El escrutinio público es bueno en una democracia y saludo que este pueblo esté identificado con el compromiso de cambio integral que enarbola nuestro Presidente Luis Abinader. Por eso se ha constituido en el primer vigilante de la conducta de quienes servimos en la función pública y en férreo exigente del cumplimiento de las normas.

​El fin esencial de esa comunicación era y es la persuasión a los valverdenses que ejercen cargos públicos, desde el más encumbrado hasta el más humilde, para que acojan el llamado y confíen en el programa de vacunación anti COVID-19. Reitero mis excusas por no haberme percatado de los términos que han ocasionado las reacciones. Me comprometo a dejar sin efecto la referida comunicación y a redactarla y dirigirla nueva vez como debe ser, sin renunciar a los esfuerzos para motivar a cada habitante de mi provincia, a vacunarse, como única forma de enfrentar exitosamente esta pandemia y volver a estar todos juntos, trabajando con ahínco para que el cambio se dé con firmeza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.