lunes , abril 22 2019
Inicio / Opinión / Estado del Estado
????????????????????????????????????

Estado del Estado

Por: Leonel Martínez 

El país crece demandando instituciones públicas eficientes y
capaces de dar respuestas a las necesidades básicas del pueblo.
¿Cuál es la situación o estado del Estado? ¿Cómo podemos disponer de
un instrumento gerencial de la más excelsa calidad para obtener óptimos
resultados? La gran maquinaria estatal presenta evidentes contrastes,
además de que en muchas áreas de sus organismos se aprecia vejez y
atraso que lo distancian de los objetivos esenciales que deben ser
alcanzados. En otra dimensión resalta la modernidad, la juventud y
lozanía.

La proclamada Reforma y Modernización del Estado se quedó a mitad del
camino, porque aunque la Constitución  realizó notables avances, sobre
todo en el cambio del nombre de Secretaría de Estado por el de
Ministerio, en el fondo el alma estatal es la misma: clientelismo,
despilfarro, desacierto e disfuncionalidad.

El Estado no se transforma, pues lo que opera cada 4 años es un simple
cambio de gobierno, es decir, un movimiento de las piezas del ajedrez
político sin resultados fundamentales. Se aprecia un crecimiento alocado
de la estructura estatal, como si para cada actividad social fuera
necesario crear un Ministerio, no obstante, funciones de importancia
trascendental no encuentran cabida en la inmensa nave del Estado. Cómo
explicar el hecho de que todavía carecemos los ministerios Transporte,
Justicia, Seguridad, etc. No obstante, parece inconcebible que nos demos
el lujo de tener ministerios de Juventud, Turismo, Educación Superior,
entre otros.

Si el mundo evoluciona a la velocidad del pensamiento esos nuevos
rumbos deben reflejarse en la estructura gubernamental. Un Estado
eficaz y eficiente ahorra recursos económicos. Una gerencia estatal al
nivel más óptimo proyecta una labor con calidad total sin que se
malgaste el dinero en asuntos de poca importancia.

Es necesario establecer un Estado piramidal con categorías o estructuras
en orden descendente, es decir: ministerios, gabinetes, direcciones
generales, oficinas, agencias, despachos, asesorías, institutos y centros.
Así, se importantizan por renglones las funciones públicas numerando la
categoría de cada una de ellas. Con esta modalidad se le pone fin a la
repetición de entidades que realizan las mismas funciones y de igual
modo queda establecida la escalera en el ascenso en base al mérito y al
tiempo de servicio en la administración pública.

Lo que estamos proponiendo es una nueva Ley de Organización de la
Administración Pública, reagrupando los ministerios, por ejemplo, es
inconcebible la existencia del Ministerio de la juventud separado de la
niñez, la tercera edad y la vejez.

El Estado dominicano visto desde la mesa gubernamental tiene una
elevada nómina de ministerios. Si comparamos nuestro gabinete con
cualquiera de los países con mayor población del mundo, encontramos
que el de aquí es uno de los más numerosos, incluso superior al del
presidente Tromp. Algunos ministerios dominicanos son en Estados
Unidos simples oficinas consultoras del Poder Ejecutivo. Mientras en USA
existen los departamentos de Transporte y Justicia, en República
Dominicana esos ministerios no han sido creados.

Otro aspecto, es que el funcionamiento gerencial del gabinete es muy
cuestionable. El Consejo de Gobierno apenas tiene una mención en la
Constitución, pero  no posee una ley orgánica que le de vida propia,
como sucede con los nuevos organismos constitucionales creados. Por
negativa tradición tan solo se reúne en situaciones extremas, no como
algo común y normal como acontece en Europa, con casi todos los
gobiernos. En Francia por ejemplo la reunión del Consejo de Ministros es
semanal. Parece increíble, pero la gran maquinaria estatal debe
manejarse con eficacia, porque en definitiva en el estado del Estado.

ggnoticias01@gmail.com
Tel; 809-686-3057-Ext 106

Mira esto

Desafíos de la nueva Suprema 

Por: Leonel Martínez  Uno a veces sueña, pero hay circunstancias en que la vida suele …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *